¿Por qué invertir en el borde costero chileno?

Es un sector que tiene muchas ventajas, como tener la posibilidad de arrendarlos en temporada alta y así poder cubrir gastos de mantención. Además, es una buena opción cuando se quiere salir de la rutina y caos que tienen las ciudades grandes.

Hoy en día son cada vez más las personas que están pensando en invertir en una segunda vivienda sobre todo ahora que se ve el mercado inmobiliario como una buena fuente de inversión, además que también cumple como una opción diferente para reunir a toda la familia. Pero la pregunta que siempre surge al momento de dar este gran paso es dónde conviene hacer esta adquisición.

Para la consultora Nai Sarrà una apuesta segura es el borde costero, específicamente, y las razones para esto son varias. Un punto a considerar son las buenas ubicaciones, como por ejemplo tener una buena vista y acceso al mar, por lo que esto permite fijar mayores rangos de renta para el caso de dar en arriendo la propiedad, sobre todo si es en temporada alta. Respecto a esto mismo, si se pone en arriendo durante los meses de enero y febrero, semana santa y fiestas patrias, esos ingresos extras permitirían cubrir el pago de los costos asociados a la mantención de la vivienda, los gastos comunes y las contribuciones por todo el año.

Otra razón que la compañía da para invertir en este sector es que es una buena opción para escapar de la rutina y estrés de la ciudad, como es el caso de Santiago. Para este caso recomiendan que la propiedad que quieran adquirir no se encuentre a más de dos horas de lugar de la primera vivienda, ya que los compradores van con menos frecuencia si es que toma un largo viaje llegar al destino. Idealmente, si la inversión en segunda vivienda no es en un edificio, en NAI Sarrà recomiendan que sea en un condominio por la mayor seguridad que esto conlleva.

Invertir en el borde costero como una segunda vivienda conlleva gastos adicionales que todos aquellos que decidan emprender en este negocio tienen que tener claro. Jaime Sarra, director general de Nai Sarrà, comenta que “las propiedades ubicadas en esa zona requieren de especial mantención y cuidado producto de la humedad que causa un mayor desgaste en el inmueble y sus enseres, sobre todo si se tratan de propiedades que se encuentran permanentemente deshabitadas”.

Es por lo anterior que en NAI Sarrà recomiendan que si no hay una disposición para incurrir en dichos gastos es mejor no invertir en una segunda propiedad en el borde costero. Por lo mismo que muchas personas que han emprendido en el negocio inmobiliario terminan por decidir en vender el inmueble, además está el hecho de que muchas veces se dan cuenta de que no utilizan las propiedades tanto como les gustaría y que ya no cumple la función que inicialmente tenía.